A la inversa + “Memento”

Hacía ya mucho tiempo que yo no había hecho una cena en exclusiva. Últimamente me había dedicado a socorrer las cenas de Ana y ya era hora de hacer algo nuevo. Recordemos que estas fechas navideñas son problemáticas para reunirnos todos, a lo que hay que sumar la reciente vuelta de Ruben y el consecuente aumento de comidas reencuentro. Todo esto hizo que solo nos reunieramos 4 personas, lo que me permitió elaborar un poquito más la cena. Quería hacer una cena invertida, o por lo menos mi intención era esta: que en apariencia empezase por un postre y terminase con un entrante. Asimismo el plato central a base de carne se intentó camuflar bajo la apariencia de una ensalada. Y este fue el resultado:

El primero, una ensaladilla rusa bajo la apariencia de “bolas de helado con crunchi-topping”, el efecto deseado no se consiguió del todo, pero al menos estaba rica.

Un falso timbal de verduras que en su interior escondía una hamburguesa.

Ana y yo habíamos estado probando los últimos días el Agar para hacer falsas huevas, o esferificaciones. Así que me puse manos a la obra e intenté recrear una falsa “tostada de queso y huevas de salmón” empleando torrijas, nata montada y esferas de frutas del bosque. Aunque hay infinidad de referencias en la red acerca de estas bolitas, para los más curiosos explicaré un poco su modo de elaboración. Se necesita una sustancia que se vaya a encerrar en las bolitas (en mi caso zumo de frutas del bosque), agar, aceite agua y hielos. Se calienta el zumo, hasta que se pone a hervir, se le añade el agar en polvo (unos 1-2 g por cada 100 ml de líquido) se deja hervir un par de minutos, se deja enfriar un poco hasta (unos 37ºC) la temperatura que nos permita manipularlo sin quemarnos y sin que llegue a solidificarse. Se mete el mejunje en un biberón o jeringuilla y se hace gotear sobre aceite frió. Este aceite se debe mantener al baño maría sobre agua con hielos para que se mantenga frío y permita formar las bolitas. Finalmente se cuelan las bolitas que se han depositado al fondo del aceite, se lavan con agua fría y ya está.

Por último quisimos aprovechar una partida de hielo seco, que consiguió Olga y nos tomamos un rico y vistoso cocktail a la salud de todos vosotros.

Para redondear la noche, y debido a que se intentó hacer una cena invertida, se proyecto la película “Memento“, que como todos sabréis, está contada desde el final hacia el principio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s